La Morosidad y el Trabajo

Se podría afirmar que hoy por hoy, La Morosidad es una acuciante preocupación para cualquier negocio, que sin duda alguna, acarrea serios problemas para el perfecto funcionamiento de la máquina laboral y económica de nuestros trabajos, ya que se rompe un eslabón muy importante en la rueda evolutiva del ciclo Pedido – Trabajo – Cobro. La Morosidad y el Trabajo

Con la actual situación económica ha dado un revés a esta rueda comercial, que empezando por la adquisición de materia prima a nuestros proveedores, ejecución de los trabajos solicitados empleando en ellos, materiales y mano de obra necesarios, son entregados a nuestros clientes con los posteriores atrasos en los cobros, sorprendiendo actualmente, clientes que siempre cumplían con su parte en el pago y por unas razones ú otras, dejan de cubrir los plazos establecidos o en su defecto el pagó único, por el trabajo o el servicio entregado. La Morosidad y el Trabajo

Es curioso que cuando vamos a la compra de productos de primera necesidad como la alimentación, vestimenta etc, solemos pagar en el acto o bien aplazado previo acuerdo con el proveedor y la consiguiente gestión bancaria. Por el contrario, en nuestros establecimientos de servicios principalmente, se suele pedir el pago aplazado pero dramáticamente exigiendo o pidiendo el aplazamiento posterior, después de ya haber recibido con tardanza la factura. La Morosidad y el Trabajo

En nuestros talleres y desde sus comienzos, expedimos la factura a final de cada mes, incluyendo en ella, todos los servicios y materiales entregados durante el mes en curso, concluyendo así el ciclo anteriormente explicado de Pedido – Trabajo – Cobro. Es de agradecer que apenas por no decir casi ninguno de nuestros clientes ostenta el grado o titularidad de Moroso en el pago, aunque si es cierto que siempre hay excepciones en alguna ocasión que con su respectivo seguimiento se culmina con el cobro final. Exceptuando tres clientes que si ostentan el cartel de MOROSOS y que desgraciadamente, coinciden ser de la etnia gitana, pero este puede ser otro titular distinto y más complejo. La Morosidad y el Trabajo

Desde que se aprobó la nueva ley de Morosidad y pagos de máximo 60 días y las administraciones públicas de 30 días, pocas son las empresas y estamentos oficiales que la cumplen, poniendo en entredicho la citada ley, que si bien son los que las crean, no dan el ejemplo debido y por desgracia, ya se sabe si tienes algún problema, pues te dejan sin trabajos y si los aceptas, entonces debes de prever capital circulante o tirar de préstamos bancarios y como el tema esta muy bien, entonces ya sabes a sacar cuentas redondas o cuadradas. La Morosidad y el Trabajo

Para no extenderme más en este artículo un tanto arduo, lo quiero ilustrar con un PDF muy interesante de la UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA y que reza de la siguiente manera.

LA MOROSIDAD; UN ACUCIANTE PROBLEMA FINANCIERO DE NUESTROS DÍAS

Resumen:
En época de crisis, gestionar y controlar la morosidad pasa a ser una de las principales
preocupaciones de las empresas. Este trabajo versa, por tanto, sobre la prevención de la
situación de dificultad financiera en la empresa, con un enfoque en cómo evitar la morosidad.
El correcto control y seguimiento de los impagos, los métodos de análisis de riesgo, las
recomendaciones de especialistas y la Ley 3/2004, que establece medidas de lucha contra la
morosidad, son algunos de los instrumentos que se analizan a lo largo de este trabajo…………..

Un Vídeo sobre La Morosidad y el Trabajo

NUEVA LEY DE MOROSIDAD

(Visited 177 times, 1 visits today)

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies